‘Merluza para todos’ o la maniobra desesperada de Claudio Vidal para no perder popularidad

0

La popularidad del gobernador Claudio Vidal se resiente bajo la tempestad del ajuste generado por su gobierno y el de Javier Milei. Como respuesta, repartió merluza en bolsas con su nombre, una práctica que repudiaba y asociaba con lo peor de la política santacruceña hasta hace poco.


El ajuste económico que tiene lugar en Santa Cruz por medio de una suba descomunal de precios de la canasta básica y los despidos masivos en el estado resiente la popularidad del gobernador Claudio Vidal.

Frente a las consecuencias generadas por sus propias medidas y las del presidente Javier Milei, la gestión Vidal está desesperada por su imagen.

Un reflejo de esa desesperación fue la ‘Merluza para todos’ ofrecida a las y los santacruceños.

Las nuevas ropas de la vieja política

El gobierno provincial aparentó actuar por el pueblo con un accionar que hasta hace poco el mismo gobernador criticaba del kirchnerismo y la ‘vieja política’.

‘Merluza para todos’ tuvo como objetivo levantar la imagen de Claudio Vidal y mostrarlo como alguien cercano al pueblo cuando es el gobernador patagónico más cercano a Milei.

Se trató de una acción para las cámaras con un impacto real limitado, ya que el objetivo de dicha iniciativa se enfocó en robustecer la imagen del gobernador y, secundariamente, en darle merluza a quienes no pueden comprarla.

Vidal demostró con la merluza que no busca una nueva política, sino reproducir la vieja forma de hacer política en Santa Cruz, pero bajo un nuevo sello, el suyo.

Habrá que ver, por eso, hasta qué punto sus aliados tolerarán las crecientes tensiones al interior de la coalición que llevó a Vidal a ser gobernador.

Los límites de la tolerancia de sus socios radicales y del PRO se sitúan en el grado de impacto que la crisis siga teniendo en Santa Cruz y en una forma de hacer política clientelista, populista y con tendencia al autoritarismo de la cual el mandatario provincial da pruebas mas que fehacientes. 

Viralización ¿Pero a qué costo?

Dentro de lo limitado y oportunista que resultó el reparto de Merluza, la acción consiguió su objetivo de impactar en los medios de comunicación y distraer con ruido a la opinión pública de las medidas de ajuste que el gobernador Vidal implementa.

Sin embargo, muchos de los medios que antes lo apañaban, como Clarín y La Nación, ahora lo despedazan por asociar la ‘Merluza para todos’ con las viejas prácticas del kirchnerismo. Ese cambio de posición podría llegar a registrarse en los aliados del gobernador tanto a nivel provincial como nacional. 

¿Acaso la tendencia el culto a la personalidad de Claudio Vidal terminará alejándolo de sus socios políticos? Habría menos posibilidades de ello si la economía funcionara, pero la realidad se encuentra lejos de ello, con YPF abandonando pozos, despidos de miles de personas de sus empleos y precios de todo que no paran de subir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí