Por qué fracasaron los vouchers en la educación chilena

0

El sistema de vouchers comenzó a implementarse en Chile desde la dictadura de Pinochet, pero lo que prometía una mejor calidad en la educación terminó perjudicándola, pues generó mayor desigualdad en el acceso a las escuelas y peor calidad tanto en el sector público como privado.


El modelo de financiamiento educativo a través de los vouchers que Javier Milei quiere imponer en Santa Cruz tiene a Chile como su ejemplo más cercano.

Sin embargo, la experiencia del país vecino con este método no ha sido nada feliz, pues al revés de mejorar el nivel educativo lo ha empeorado.

Los vouchers comenzaron a implementarse en la educación chilena desde la dictadura de Augusto Pinochet, como parte de las reformas neoliberales impuestas a sangre y plomo en esa sociedad.

Piedra angular del pensamiento económico neoliberal, se vendió a este tipo de financiamiento de la educación como una forma de mejorarla en calidad y acceso.

Sin embargo, sucedió todo lo contrario, pues el subsidio a la demanda generó una mayor desigualdad en el acceso a la educación.

La escuela pública se desfinanció, mientras que en las privadas cundió la segregación entre opciones para pobres, de baja calidad y precarias, y para ricos.

Bajo el sistema de vouchers, las únicas escuelas privadas de calidad son las que cobran aranceles altos y seleccionan alumnos según poder adquisitivo de sus padres.

Las familias pobres que opten por los colegios privados se ven confinadas a opciones precarias, con escasos recursos y profesores que saltan de una institución a otra debido a ello

En este modelo de vouchers solo ganan las escuelas privadas para ricos, mientras las instituciones educativas privadas precarias y las públicas sufren un drenaje de financiamiento que va hacia la educación para pudientes

Estos malos resultados en el país vecino se reflejan en un creciente descontento de padres y docentes respecto a este sistema reflejados en la opinión pública así como en reformas que fracasaron debido a los intereses económicos poderosos detrás de los vouchers. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí